En vacaciones podemos reforzar hábitos de lectura

Tiempo de las vacaciones. ¡Se acabaron las clases y los libros! Pero ¿no debería ser un tiempo para aprovechar y reforzar hábitos de lectura? Muchos se preguntan cómo hacerlo. Es, por lo general, un tiempo para relajarse, cambiar los ritmos y disfrutar de más tiempo al aire libre. Pero también hay más momentos de ocio disponibles y podemos dedicar un poco de tiempo a incentivar la lectura en las niñas y niños para que descubran un espacio propio para la evasión, un lugar de encuentro y la oportunidad de leer textos más largos de lo habitual. Aquí os dejamos diez consejos fáciles de seguir:

leer en vacaciones

  1. Leer en verano es un plan! Inclúyelo en la lista de los preparativos. Reserva tiempo para pensar en ello. Haz hueco en la maleta.
  2. Comparte el plan para que ellos y ellas también se comprometan y participen con ideas.
  3. Selecciona libros, visita librerías, bibliotecas y quioscos con las niñas y niños para seleccionar con ellos cuatro o cinco títulos. Deja que elijan, al menos, un libro de su interés aunque no sea tu libro favorito. Habla con ellas y ellos sobre sus gustos, los temas que les han interesado últimamente y sus autores favoritos. Seguro que hay más libros de un autor para descubrir, o encontraremos con sorpresa otros libros sobre un tema. Esto les ayudará en sus decisiones sobre qué libro leer.
  4. Variedad. Al elegir, procura que haya diferentes formatos: revistas, cuentos, cómics, novela larga, poesía… Cada momento pide un tipo de lectura diferente: si hay poco tiempo, mejor una revista o un cuento; si hay un par de horas por delante, tal vez continuar la novela larga que ya hemos comenzado. Esto les dará pautas para leer en el futuro y medir sus capacidades.
  5. Lectura informativa. La selección también debe incluir libros informativos, no solo porque hay quienes prefieren libros de divulgación, sino porque así aprenden y se preparan para que los textos les acompañen en diferentes situaciones de su vida. Una guía de viaje, un recetario para practicar en vacaciones, la biografía de algún personaje sobre el lugar donde estaremos.
  6. Tiempo. Organiza las vacaciones para que cada día haya entre veinte y treinta minutos para la lectura. Fuera televisión, fuera juegos.
  7. Compartir. Comparte tus momentos de lectura. Que te escuchen decir: “voy a terminar este libro que me encanta”, que te vean leer.
  8. Leer más. Si están acostumbrados a que les lean antes de dormir, elige una novela más larga y compleja. Una para lectores de más edad. Eso les parecerá importante y ampliará su vocabulario y sus experiencias lectoras.
  9. Socializar. Habla con ellas y ellos de las lecturas del momento. Interesarse por los libros de los demás, preguntar, escuchar y dejar que hablen espontáneamente de lo que leen les ayuda a expresar lo que sienten.
  10. Escribir. No debería haber lectura sin escritura. Aprovecha para que escriban algo: una postal a algún familiar o a amistades, una nota de recomendación en la biblioteca, un diario de lecturas.

Diez consejos sencillos. Un plan. Una ayuda en la formación de los lectores y lectoras. ¡Y todo sin dejar de disfrutar de las vacaciones!

Nota sobre la fuente de este artículo: desde el SIOEP queremos aclarar que, desconocemos el autor de la información recogida en este artículo, tenemos el documento impreso en papel y lo compartimos sin ánimo de usar las palabras de otra persona como si fueran propias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s