Una historia sencilla

Un ejemplo de motivación personal que nos servirá de inspiración de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Gracias María Oliva por colaborar con este relato de tu experiencia educativa propia en el SIOEP; y a Margaret Curtis, directora de la EOI de Pinto, por su difusión en esta sección.

Una historia sencilla
 María Oliva Vegas Maldonado es maestra desde el 1979 en el colegio Buenos Aires de Pinto y ahora compagina su vida laboral y familiar como alumna de alemán en la Escuela Oficial de Idiomas de Pinto. Nos cuenta como se motivó para “formar parte de la tribu.
Este es el relato:

Una historia sencilla. El aprendizaje a lo largo de toda la vida

Para educar a un niño hace falta una tribu entera. Proverbio africano

Yo quiero formar parte de esa tribu. Vivir es crecer. Cada paso que damos supone una nueva experiencia, una nueva etapa. No importa cuál será el resultado de ese paso ni hacia donde nos lleve lo que importa es lo que aprendamos con él.

Tengo la suerte de haber nacido en esta parte del mundo en el que la educación es un derecho y una obligación. Además pertenezco a una familia en la que desde pequeñita me inculcaron los valores del respeto, del trabajo y esfuerzo para conseguir objetivos. Me hicieron ver que la suerte está en la constancia. Siempre creyeron en mí y me hicieron sentir que era capaz.

Me alentaron para sustituir el yo no puedopor el lo voy a intentar.

Cuando recojo el testigo y me toca educar, he utilizado las mismas consignas, en el ámbito familiar con mis hijos y en el laboral con mis alumnos.

Estoy convencida de que la formación nos hace libres nos permite soñar dotándonos de herramientas para perseguir nuestros sueños.

Cuando era niña estudiaba porque es lo que se esperaba de mí. Después me di cuenta de que me gustaba.

Ese era el camino para conseguir en un futuro trabajar en lo que realmente me hiciera feliz.

Y lo conseguí: Me hice maestra.

Cuando empecé en mi escuela, con mis chicos no me lo podía creer. Trabajaba en lo que quería. Era feliz y encima me pagaban por ello.

Para mí Un sueño….

Ese sueño se materializó y siguió creciendo. Día a día he tenido que ir actualizando mis conocimientos y destrezas adaptándolos a las necesidades de los alumnos. Los niños de hoy tienen unos intereses, unos medios y unas circunstancias muy diferentes a los de hace 10, 20 o 30 años atrás Así que aquí estoy no queriendo perder el tren y buscando nuevas fórmulas para motivar e ilusionar a los chicos.

Por mi han pasado muchos niños y niñas, hoy mujeres y hombres. De todos guardo unos recuerdos entrañables que forman parte de mí. No sé quien ha enseñado más a quien porque soy lo que ellos me han ido dando.

Este año he decidido iniciar un nuevo proyecto Aprender Alemán.

Y con todos mis miedos y limitaciones en Octubre decidí matricularme en la EOI de Pinto.

Al principio estaba un poco cortada. Mis compañeros de clase eran, algunos, como mis hijos, otros (exagerando un poquito) casi como mis nietos. Y allí estaba yo formando parte de este pintoresco grupo. Ignorante, osada o valiente. Quizás un poco de todo.

El reto es complicado porque la capacidad de olvido impera sobre la de incorporar nuevos conocimientos.

Falla el oído, la vista, la memoria….

Pero no las ganas de aprender.

El respeto que tengo por mis compañeros y profesora es inmenso. Ellos me hacen sentir que también es mi oportunidad, que estoy allí, que soy una mas y que soy CAPAZ.

Ya no estoy preparándome para un futuro, mi futuro es el HOY, No importa cuál ha sido la motivación que me ha hecho tomar la decisión de volver a ser alumna y enfrentarme a examen tras examen.

Tampoco importa si aprobaré o NO aunque, lo confieso, sigo poniéndome muy nerviosa y las notas no me dejan indiferente. Será que aun no he madurado lo suficiente.

Solo importa que sigo viva, que sigo creciendo y que lo que realmente vale en esa carrera de fondo que es la vida no es llegar a la meta con éxito, sino haber hecho el camino sorteando obstáculos y venciendo miedos.

Uno de mis hijos me dijo un día: “Mamá voy a perseguir mi sueño si no lo consigo será porque no soy capaz pero no quiero arrepentirme nunca de no haberlo intentado.

Y esta es mi motivación.

Yo quiero formar parte de esa tribu.

Si quieres compartir alguna experiencia educativa escríbenos un correo a sioep@ayto-pinto.es o contacta con nosotros en SIOEP
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s